La cortesía es un elemento importantísimo en las Artes Marciales, desde que uno entra por primera vez a un dojo o dojang la primera lección que uno aprende es a saludar los símbolos o banderas y al retrato del fundador del estilo, también aprendemos a hacerlo con nuestro instructor y con los compañeros de entrenamiento.

Es una muestra de respeto en primer lugar hacia los símbolos que representan el estilo que practicamos en donde se reflejan las virtudes e importancia del camino o DO. También nos enseña a respetar a nuestro instructor quien será nuestra guía en el sendero marcial y por supuesto estan nuestros compañeros de ruta que mercen también nuestro respeto como si de una gran familia se tratase

Mostrar respeto a los preceptos o conducta moral del camino a través del saludo es una forma de recordar constantemente la conducta que se espera de nosotros como artistas marciales. Hoy vivimos en un mundo extremadamente deshumanizado, en donde las grandes ciudades convierten a los individuos en números masificados. Debemos volver al relacionamineto humano entre las personas, poder saludarnos a la cara mirándonos a los ojos de forma natural y coordial.

Sin cortesía en nuestro actos nos parecemos a los animales que son guiados por su instinto, el ser humano tiene la capacidad de dominar y trabajar su parte animal dando paso a aquellas manifestaciones propiamente humanas que buscan reflejar la justicia, la belleza y la bondad.

El egoísmo nos lleva a ignorar a quienes nos rodean, y con el tiempo nos llevan a la soledad ya que todos los lazos humanos que construimos se tornan superficiales. Ser cortés es una muestra de generosidad hacia los otros, ser atento con nuestros semejantes es una actitud superior de aquellas personas que cultivan su caracter hacia la parte más noble del ser humano.

Por está razón los antiguos maestros filósofos dieron tanta importancia a la cortesía en las artes marciales y como símbolo primero de ello el saludo.

¡Do!

Mauricio Puente