-¡Escucha,Sócrates,tengo que contarte algo...!.

-¡Un momento, amigo! ¿Has pasado lo que quieres decirme por los tres filtros?

-¡Tres filtros?, no te entiendo...

-Vamos a ver...El primer filtro es el de la verdad.¿Has comprobado que lo que me vas a decir es verdad?

-No, yo lo escuché contar y...

-Quizás lo puedas pasar por el segundo filtro, la de la bondad. Lo que me quieres contar ¿es bueno?

-No, por el contrario...

-Entonces, vamos a ver si por lo menos es necesario...

-Necesario no es, precisamente.

-Entonces, amigo, si lo que me quieres contar no es ni verdadero, ni bueno, ni necesario, no me lo cuentes y no te hagas problemas tú ni me los hagas a mí con ello.

Cuento oriental anónimo