9 TIPS PARA TRATAR CON LOS PROBLEMAS

1. Diferenciar entre Yo y el problema

No te dejes atrapar por el problema.

Tú NO eres el problema.

Tú y el problema son cosas distintas aunque se relacionen. Tú eres quien se enfrenta al problema y tienes que resolverlo. El problema es como un huésped, no debe estar en tu casa indefinidamente. De la misma manera que tú no eres tu mesa o tu silla pero tienes una mesa y una silla, así puedes tener uno o varios problemas pero no son tú. Toma distancia del problema. Míralo desde lejos y rodéalo para verlo por todas partes. No te acerques a él hasta estar seguro de no identificarte con él.

2. Atenderlos de a uno

Si tienes varios problemas, ponlos en fila y atiéndelos de uno en uno. No permitas que se amontonen en tu atención. Dales de a uno una solución aunque solo sea provisional; ya verás después en otra “sesión” si tienes una solución más definitiva.

3. Atenderlos un tiempo limitado

No estés todo el día dando vueltas a un mismo problema. Atiéndelo un tiempo adecuado y luego, pasa a otra cosa. No permitas que el problema se apodere de ti y se transforme en una obsesión.

4. Todo problema tiene una solución, aunque no sea la perfecta o deseada.

Muchas veces no solucionas el problema porque quieres la solución perfecta. Eso está bien, pero no siempre está a la mano. Sin embargo suele haber varias maneras de solucionarlo; tal vez no sean las que prefieres, pero son soluciones. No te quedes eternamente con el problema por buscar la mejor solución. Sé práctico

5. No huyas de los problemas, enfréntalos.

La huida, además de una deshonrosa cobardía, no soluciona nada sino que deja el problema en el mismo sitio donde lo dejé. En realidad, dejar un problema largo tiempo sin solucionar, lo aumenta y puede que en lugar de uno, tengamos dos o tres cuando lo volvamos a ver; cosa que seguro que ocurrirá.

6. Busca las raíces del problema; no te dejes engañar por su aspecto superficial.

Si quieres solucionarlo, tienes que profundizar en algún momento y encontrar las causas que generan el problema. Una solución provisional puede servir momentáneamente pero el problema volverá a aparecer.

7. No eches la culpa a los demás ni a ti mismo del problema.

Solo soluciónalo y aprende. Soluciona las causas para que no se vuelva a repetir

Victoria Calle